La ciencia explica por qué duele tanto “literalmente” una ruptura sentimental




Cuando el amor de tu vida te deja, parece que te vas a volver un poco loco. Pero en realidad es una forma bastante específica de locura: y es que en ese momento hay diferentes sistemas neuronales en conflicto dentro de tu cerebro. Es como si te estuvieses enamorando de nuevo, solo que a la inversa. Esta es la explicación que da la neurociencia.

Adicto al amor

cerebro_xacblogNo importa si estuviste junto a tu ex por seis meses, cuatro años o más. Una ruptura amorosa devuelve a tu cerebro a la etapa inicial de tu relación, esa en la que parece más bien una obsesión. Todo te recuerda a esa persona, una foto, lugares que solían ir juntos, pensamientos aleatorios; todo eso desencadena la actividad de un tipo específico de neuronas dentro del núcleo caudado y el área tegmental ventral del cerebro. Estas son las mismas partes del cerebro que se iluminan cuando los científicos someten a una resonancia magnética a personas que se encuentran en esa adorable etapa que solo puedo llamar la etapa de “no puedo pensar en nada más que en ti”, y los hacen ver fotos de sus seres queridos.

De hecho, estas mismas partes del cerebro también son las que responden a los efectos de la cocaína y la nicotina, así que seria teoricamente correcto decir “soy adicto a ti”.

Activar estas neuronas también libera grandes flujos del neurotransmisor conocido como dopamina, la cual activa circuitos dentro del cerebro que crean un deseo por más, mucho más. Ese deseo te motiva, y te anima a probar nuevas cosas que te ayuden a obtener eso que necesitas. En el caso de los romances, eso que necesitas es más de tu ser querido.

Mientras una relación va evolucionando y desarrollándose hasta ser una relación de largo tiempo, esa obsesión se va desvaneciendo, incluso cuando el pensar en tu pareja aún te da ciertos cosquilleos en esa misma parte del cerebro. Pero si rompen, todos esos viejos sentimientos de “necesito mucho más de ti” regresan casi de inmediato. Esa parte del cerebro sigue esperando su dosis de romance, pero no están obteniéndola, y como si se tratase de una adición a alguna droga, va a hacer algo para llamar tu atención y hacerte responder ante esas necesidades.

cerebro-corazonEn este nuevo contexto y situación, este sistema del cerebro se transforma en la parte que te va a motivar a que hagas algo realmente estúpido, como llamar borracho a tu ex, o tener el famoso “sexo de ruptura”.

Lucy Brown, una neurocientífica de la Universidad de Medicina Einstein, quien ha estudiado la respuestas del cerebro ante el romance durante toda su carrera, explica que esta motivación es aún más extrema que cualquier otra forma de rechazo social, porque el romance está mucho más ligado a la parte más primitiva del cerebro. Ella asegura que:

“Otras clases de rechazo social son mucho más cognitivas, mientras que el rechazo romántico es algo que puede cambiarte la vida, y se relaciona con sistemas que están al mismo nivel que el sentirse hambriento o sediento”.

No es de extrañar que duela, literalmente.

El dolor es realPalabras-sobre-el-dolor-por-un-corazón-roto

Cuando tu amor te deja, es bastante probable que vas a sentirlo de verdad. Tu pecho se siente apretado, tu estómago revuelto, o incluso te sientes desesperado. Dos estudios se han dedicado a estudiar a fondo los cerebros de personas que estaban en medio de la agonía de una ruptura y encontraron que no solo una región del cerebro se iluminaba cuando les hacían una resonancia magnética. También se percataron de que había actividad cerebral en las partes que controlan el estrés y el dolor físico. Siendo más específicos, las partes del cerebro que recogen las sensaciones de dolor relacionadas al mundo exterior estaban tranquilas e inactivas, pero de igual manera los sistemas que se conectan a estas partes encargados de controlar cómo reacciona el cuerpo ante el dolor estaban bastante ocupados diciéndole al cuerpo que algo horrible estaba sucediendo.

Y dado que el cerebro controla el cuerpo, encender esos sistemas puede desencadenar una cascada de efecto; por ejemplo, liberar hormonas del estrés que atacan directamente al corazón, el sistema digestivo e incluso al sistema inmunológico. En algunos casos extremos, el estrés puede crear una condición cardíaca llamada “cardiomiopatía Takotsubo”, mejor conocida como el “síndrome del corazón roto”, que a veces puede conducir a la muerte.

Afortunadamente, esos casos son muy raros. Pero, aún así, el dolor de un rechazo romántico puede durar mucho tiempo. Brown asegura que en promedio esta sensación de dolor puede durar desde los 6 meses hasta los 2 años, aproximadamente, pero este tiempo varía dependiendo de cada persona. En realidad, el dolor es una parte natural del proceso. Las rupturas duelen porque activan sistemas relacionados con cómo conectamos con otras personas. “Es un sistema que intenta mantenernos juntos”, explica Brown. “Cuando vivimos algún tipo de separación, estos sistemas nos hacen esforzarnos para acercarnos de nuevo a esa persona. Y si las dos personas involucradas están trabajando en lo mismo, va a funcionar”. Pero cuando no es así, puede doler tanto como que se te rompa un hueso.

¿Qué puedes hacer?

Por ahora, todas estas resonancias magnéticas se han hecho a personas que han sido “dejadas”, pero no a los que dejan, por lo que la ciencia no tiene idea de qué pasa por la mente de esa persona. Quizás, con el tiempo, las mismas conexiones neuronales pueden hacer hacer que tu amante sienta cada vez menos amor por ti hasta que un día esos sentimientos cálidos de apego romántico hayan desaparecido.

Y en ese momento es que llega la típica charla de “tenemos que hablar”.

Pero cuando tienes el “corazón roto” no hay nada que te impida probar cosas que estimulen y animen a tu cerebro a volver a ser como antes y estar bien. De hecho, existe evidencia de que inmediatamente después de la ruptura tu cerebro comienza a trabajar en ayudarte a superarlo. Esos mismos análisis de los “dejados” que mostraban que sus cerebros estaban inundados en dolor y deseo también mostraban actividad en regiones de la corteza frontal del cerebro que inhibe impulsos y mejora la conducta.

cerebro_enamorado

En resumen, según explica Brown, tu cerebro lo que está tratando es de regular y controlar tus emociones encontradas, para tratar de evitar que hagas al menos una de esas cosas locas que por alguna razón sientes que debes hacer. Está tratando de ayudarte a poner tu vida en orden de nuevo. Vas a tardar en superarlo, pero después de algún tiempo la actividad cerebral relacionada a la obsesión de romance se irá. Hasta entonces, Brown sugiere ayudarte a ti mismo con algunos ejercicios, como por ejemplo: “Cuando comiences a pensar en esa persona, en lugar de recordar lo buena que era la relación, intenta enfocarte en recordar todo lo malo que te hizo”. Sí, eso puede ayudar.

View post on imgur.com

Vía gizmodo

No olvides que también puedes seguirme en Facebook, Twitter y Google+




Comentarios

¿Quién soy?

XAC

Fanático de la web, escribo acerca de lo que considero interesante, amante de la tecnología, en constante búsqueda de nuevas formas de hacer dinero en la web, pseudogamer, residenciado actualmente en algún lugar de la ciudad de Pripyat. Sigueme en Facebook y en Twitter

http://www.xac.com.ve