¿Quién fue Ponzi y por qué el esquema de estafa recibe ese nombre?

   26 Julio, 2017

Probablemente hayas escuchado alguna vez “a fulanito lo estafaron con un esquema Ponzi” pero, alguna vez te has preguntado ¿de dónde viene tan característico nombre? Y ¿Qué es realmente un esquema Ponzi?

Cualquiera se puede convertir en un simple estafador, pero tendrías que ser un gran estafador para lograr que tu nombre se convierta en sinónimo de “fraude”. Luego de llegar a los Estados Unidos en 1903 desde Italia, Ponzi probo una gran variedad de trabajos para los cuales no estaba calificado, en los cuales usualmente acababa despedido luego de meterse en problemas por robo o engaño a los clientes. A los pocos años se mudó a Canadá, donde estuvo en la cárcel por falsificar un cheque. Cuando eventualmente volvió a los Estados Unidos, se dio cuenta que necesitaba una forma rápida de ganar dinero.

Haciendo Dinero vía Correo Postal

Eventualmente Ponzi encontró una manera de volverse rico rápidamente usando una “laguna” del sistema postal. En ese momento, era común que las cartas enviadas al extranjero incluyeran un cupón de respuesta internacional “era un cupón que podía ser cambiado por el mínimo de envío para responder al país desde donde fue enviada la carta”. Así, si enviabas una carta a un amigo en Francia, podías incluir un cupón así él podía responderte. (Esta práctica aún existe, pero es menos común.) Las tasas de cambio postal fluctuaban constantemente, sin embargo, había una oportunidad de obtener ganancias. Sólo debías comprar cupones de respuesta a bajo precio en un país extranjero, y traerlos de vuelta a Estados Unidos para cambiarlos por estampillas postales estadounidenses de un valor más alto, y a continuación vender esas estampillas. Esto era perfectamente legal; era simplemente jugar inteligente con el sistema. Ponzi comenzó a comprar y vender cupones de respuesta postal usando agentes en su Italia natal, y tenía una vida bastante cómoda y buena haciéndolo.

Por desgracia, cualquier defecto que hizo que Ponzi robara a sus empleados y pasar malos controles, también impulsaron su codicia. Comenzó reclutando inversionistas en su sistema con la promesa de 50% de ganancias a los pocos días. Inversionistas pusieron su cuota de inversión, y ciertamente, Ponzi les devolvería las ganancias prometidas. Todos estaban contentos con los resultados, y se comenzó a difundir la noticia acerca de este mago financiero italiano. En dos años, tenía empleados en todo el país reclutando nuevos inversionistas para esta estrategia de inversión a toda prueba.

Ponzi se estaba embolsando millones, y disfrutaba de una vida suntuosa fuera de Boston. En su apogeo, Ponzi estaba recolectando 250.000 dólares al día, lo que le permitió darse lujos como bastones de oro. Se convirtió en un inversionista famoso, casi como Warren Buffett en su época.

El esquema

¿Por qué es tan difícil pensar en el nombre Ponzi sin agregar “esquema” al principio?  El “negocio” fundamental de Ponzi – el arbitraje en los cupones postales – no era tan sólido como el afirmaba. De hecho, ni siquiera era un negocio real. Sin embargo, puesto que tanto dinero fluía de nuevos inversionistas, él podía pagarles sus ganancias a los antiguos inversionistas del nuevo dinero, de hecho, en ocasiones Ponzi ni siquiera tenia que pagarles sus ganancias a los inversionistas, debido a que muchos de ellos querían reinvertir sus ganancias en este “maravilloso” negocio. Los encantos de Ponzi le hacían fácil apaciguar a los clientes preocupados, y el parecía imparable.

Matemáticas Difusas

Eventualmente, las cabezas financieras más inteligentes comenzaron a mirar el negocio de Ponzi. Clarence Barron, propietario del Wall Street Journal y fundador de la revista financiera que lleva su nombre, se dio cuenta de que Ponzi debía haber sido un vendedor ambulante y fue a la ofensiva. Mientras que Barron admitió que probablemente había una forma de hacer una pequeña cantidad de dinero rápido con el esquema de cupón de respuesta postal, también se dio cuenta que Ponzi tendría que mover 160 millones de cupones postales para obtener el dinero que necesitaba para soportar el negocio. Dado que solo había 27.000 cupones de respuesta postal circulando en el mundo, la historia de Ponzi no encajaba. Las cosas empeoraron para Ponzi cuando el sistema postal reporto que no había un gran flujo de cupones de un país a otro.

ANUNCIOS

Adicional a eso, Barron señalo que Ponzi de les dijo a los periódicos que había invertido su propio dinero en bienes raíces, acciones y bonos como cualquier inversinista normal. Barron hizo la pregunta obvia aquí: si Ponzi tiene este esquema a prueba de fallas en el que podría obtener una ganancia del 50%, ¿por qué estaba poniendo su propio dinero en simples instrumentos de inversión que le darían (tal vez) un 5% de ganancias? Esas ciertamente no sonaban como las acciones de un genio financiero.

Articulo esquema Ponzi Boston Post

Articulo esquema Ponzi Boston Post

Las conclusiones de Barron salieron en la primera plana del periódico Boston Post en Julio de 1920, lo que habría condenado a la mayoría de los estafadores. Pero Ponzi fue una fuerza tan carismática de la naturaleza, que mucha gente eligió no creer en el reporte del periódico. Pocos creían que su héroe, el hombre que había “triplicado” sus ahorros de toda la vida era menos que el 100% legitimo. De hecho, la mañana que el periódico público el informe de Barron, los inversionistas se alinearon alrededor del bloque fuera de su oficina en un intento de darle más dinero, “incluso después que se les había dicho que habían sido estafados”. Más tarde Ponzi se jactó de que había recogido un millón de dólares el día que salió el reporte.

El Desenlace

Las cosas comenzaban a parecer menos atractivas para el estafador, sin embargo. Aunque en gran medida había aplacado a sus inversionistas después del informe de Barron, Ponzi debió darse cuenta de que su ventana de oportunidad se estaba cerrando. Contrató a un publicista, William McMasters, pero el hombre vio a través de las mentiras de Ponzi y renunció a su cliente en la prensa. “Usted no puede engañar a un hombre honesto”. De Ponzi, McMasters dijo: “El hombre es un idiota financiero. Él se sienta con los pies sobre el escritorio fumando cigarros caros en un soporte de diamante y hablando una completa charlatanería sobre cupones postales.”

El mes siguiente, los reguladores allanaron la oficina de Ponzi y descubrieron que él no tenía una gran cantidad de cupones de respuesta postal. Puesto que Ponzi había estado utilizando el correo para notificar sus marcas de cómo sus “inversiones” se estaban realizando, se enfrentó a graves cargos de fraude por correo; En total, el gobierno presentó 86 cargos contra él en dos acusaciones separadas. Ponzi se declaró culpable de una de estas acusaciones a cambio de una sentencia leve de cinco años.

Cumplió alrededor de tres años y medio, entonces fue liberado para enfrentar cargos estatales, por lo cual recibió una sentencia de nueve años más. Pero antes de que pudiera regresar a la cárcel, pago la fianza y trato de iniciar nuevas estafas en Florida y Texas (Podrías pensar que el gobierno había aprendido su lección sobre confiar en este individuo.) Sin embargo, con el tiempo la justicia funcionó, y cumplió su condena completa.

Tras su liberación, Ponzi fue deportado a Italia y pasó el resto de su vida en la pobreza antes de morir en 1949 en Río de Janeiro, donde está enterrado en la tumba de un mendigo.

ANUNCIOS

Vía mentalfloss

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Comentarios